viernes, julio 06, 2007

alive

Como el fenix renaciendo de sus propias cenizas, así me siento, como un suspiro entre los labios. Tenía las alas rotas. No recuerdo cuando sucedió ni como fue. Pero se quebraron y el tiempo las ha reparado. Me entregó la señora luna un candelabro, lucecita que me guarda en soledad. Y no tuve más miedo. Ya no lo tengo. Me siento tan segura de mí misma. No temas. Puedes apartar las manos, tú que por mi velas, tú que me cuidas. Mi "tiempo al tiempo" qué de tiempo para pensar me has dado, y que bien has sabido hacerlo. No sé cuando di el paso en el camino, pero qué alegría haber llegado a este punto. He pintado una sonrisa en un papel en blanco. Me siento viva. Llegué a la cumbre y..

he decidido volar


2 comentarios:

Lidia dijo...

Enhorabuena por tu felicidad, espero que te dure muchísimo, que nunca acabe. Vuela alto, y si es en compañía, mucho mejor.
Aprovechalo.
Gracias

Miguel dijo...

Ya nos contarás qué vientos de la vida te han elevado tan alto. Me alegro mucho de que estés feliz. Un besito.