jueves, febrero 22, 2007

Era de armonía


Tristeza.. sucedida de alegrías...
Dicen que cuando tu vida se hunde, el tiempo parece quedarse congelado, retomando cada momento, preguntándote porqué cambió, si las agujas del reloj se paralizaron. A veces hay que hacer de tripas corazón. Dar un portazo. Caminar de nuevo.
Sin embargo cuando la vida te sonríe, cada segundo parece sucederse de otro mejor, no es momento de quedarse parado, has de vivir, aprovecharlo. Y sí, podría decirse que eres feliz (aunque... ¿qué es la felicidad? si sabes que no durará siempre... ¿cómo algo tan incierto, algo que se puede terminar en cualquier momento, puede ser felicidad? de todas formas, aprovéchala si crees tenerla).
Mi vida se ha parado en un estado de armonía, es alegre algunos días, en otros permanece extraña, incluso de efímera tristeza. Mi corazón permanece cayado (aunque siga habiendo fuego en su interior), quizá me engaña... es igual, no tengo ganas de pensarlo. Ni he tenido tiempo, ni en ello quiero gastarlo. Jornada exhaustiva de examenes. Y ahora fin de rebajas, minisiestas, relax y carnavales. Porque aunque en esta tierra ya se hayan terminado, la vida no deja de ser un baile de mascaras, algunas con mirada sincera, otras ocultando sucias falacias...

1 comentario:

Stephy dijo...

Muy lindo lo que escribiste. Creo que todo forma parte de un ciclo y está bueno disfrutar a pleno de todo momento agradable. Y los que no lo son tanto simplemente transitarlos, teniendo la certeza que llega otro diferente listo para ser disfrutado. Creo que ser feliz es aceptar esos ritmos. Saludos!